viernes, 29 de marzo de 2013

Los musulmanes alemanes piden que se incluyan sus festivos en el calendario laboral

image
El gobierno alemán se encuentra inmerso en una guerra abierta con el salafismo y el Consejo Central de los Musulmanes en Alemania respalda esa cruzada con tibieza, en tanto que las actividades de los grupos salafistas incurren en delitos. Aun así su presidente, Aiman Mazyek, ha decidido pedir a Alemania una prueba de buena voluntad hacia de los musulmanes y, aprovechando el Jueves Santo, ha pedido públicamente que el calendario laboral alemán incorpore lo antes posible los días festivos que marca el Islam.

En una entrevista publicada por los diarios del grupo WAZ, Mazyek aclara que no se trata de aumentar el número de festivos y sugiere que podrían incluirse a modo de otros festivos de otras religiones, que no implican consecuencias laborales. En Alemania, por ejemplo, el 6 de enero, festividad de los Reyes magos, es reconocido festivo para los católicos. No afecta a los trabajadores pero los niños católicos pueden faltar al colegio sin justificante a pesar de que se continúe impartiendo clases para el resto de los alumnos.

Equiparar a este tipo de excepciones los festivos musulmanes sería "una bonita señal de tolerancia e integración", señala Mazyek. "Aquí no se trata de sumar días no laborables. Simplemente queremos que estos días figuren en el calendario". Sugiere además que la medida "beneficiaría a todos". "Por ejemplo un musulmán que trabaja en la policía podría hacer su turno en Pascuas y a cambio tener libre el primer día de Ramadán o en la fiesta del sacrificio", dice.

Las primeras reacciones, sin embargo, no han sido muy positivas. El ministro de Asuntos Sociales de Westfalia Norte, el socialdemócrata Guntram Schneider, ha anotado que "económicamente no sería asumible y ha sugerido que, "lo que podría hacerse es que las empresas por su parte ofrezcan la posibilidad de sus trabajadores no cristianos de establecer turnos compensatorios, de forma que durante sus festivos gozasen de jornadas reducidas a cambio de recuperar horas en otros días".

La responsable de los consejos de padres del distrito de Kreuzber de Berlín, Anette schreichberg, ha señalado que "en colegios de mayoría musulmana, como es el caso de varios en nuestro distrito, los centros se verían obligados a modificar los contenidos y a recortar los programas escolares", advierte, y añade que "ya es suficientemente difícil dar clases durante el mes de Ramadan, en el que los niños acuden agotados, sin dormir y sin estar bien alimentados, lo que les impide la necesaria concentración. Si además se reconociese ese festivo, serían muchos los alumnos que preferirían no ir al colegio durante ese mes".

El experto en Interior del partido Cristianodemócrata (CDU), Wolfgang Bosbach, ha dejado claro que "no hay ninguna necesidad" y ha considerado relevante en este caso que "Alemania no tiene ninguna tradición islámica", a pesar de que en este país viven unos 4 millones de musulmanes, que constituyen un 5% de la población y el tercer grupo religioso por número de fieles.

(vía elmundo.es)

No hay comentarios: