lunes, 13 de mayo de 2013

Rosa Regàs: "Seguimos viviendo en una sociedad machista"

 rosaregas.jpg -

La escritoria Rosa Regàs.
Con motivo de la presentación del argumento de su última novela, la escritora catalana ha asegurado que "seguimos viviendo en una sociedad machista", añade que, "afortunadamente, hay leyes que luchan contra esta sociedad". Pero, precisa, "mientras tengamos la religión metida en casa, que es profundamente machista porque todavía no permite que las mujeres sean ministros de Dios, vamos a tener dificultades".
La escritora Rosa Regàs (Barcelona, 1933) ha presentado en la Feria del Libro de Sevilla su novela Música de cámara (Seix Barral), Premio Biblioteca Breve 2013. Se trata de una poderosa historia de amor en la Barcelona de los años 50 entre dos jóvenes que pertenecen no solo a mundos distintos, sino contrarios. Y es, también, la historia del reencuentro entre los dos amantes, en el otoño de 1984, durante una larga noche en la que se adentran en una turbadora y lúcida reflexión sobre los años transcurridos.
Regàs, que este sábado firma ejemplares de su libro en la Feria, ha explicado que lo único que quería con 'Música de cámara' "era contar una historia de amor, que además de todas las dificultades inherentes a aquellas personas que empiezan a vivir juntas, encima tienen diferencia de ideas". "Quería contar hasta qué punto podría influir en que esta historia de amor se convirtiera en un desastre o sobreviviera; eso es lo que se ve en el libro, sobre todo cuando se llega al final", añade en declaraciones a Europa Press.
El libro, basado en sus experiencias y en su memoria, se desarrolla desde el 50 hasta después de la transición en el año 84, en un ambiente en el que estaba muy presente la presión de la religión. "La religión estaba muy presente en la vida del franquismo, ya que el franquismo se apoyó en la religión y viceversa". Además, "todo era franquista y católico, no había escapatoria, no podías sacarte ni un documento que no tuviera el sello de la administración y de la Iglesia".
Al hilo de lo anterior, la también autora de Azul o La canción de Dorotea opina que pese al poder que la Iglesia sigue teniendo en la actualidad, esta institución "no sigue igual". "La voluntad de ella continúa; ni siquiera han pedido perdón por toda su colaboración con el franquismo, pero en este momento tenemos unas leyes y por lo menos nos permiten casarnos por lo civil, divorciarnos o abortar". "Las leyes han ido cambiando a lo largo de estos años y la Iglesia ha perdido poder social", remarca.

Con el 15M y contra el machismo

En Música de cámara su protagonista, Arcadia, intenta luchar contra el papel encomendado, porque "la presión de la mujer en esa época era brutal". En este sentido, y aunque considera que "seguimos viviendo en una sociedad machista", añade que, "afortunadamente, hay leyes que luchan contra esta sociedad". Pero, precisa, "mientras tengamos la religión metida en casa, que es profundamente machista porque todavía no permite que las mujeres sean ministros de Dios, vamos a tener dificultades".
Por otra parte, y cuestionada sobre el 15M, cuando se cumple el segundo aniversario de su nacimiento, la escritora destaca que este movimiento le parece "fantástico". Así, señala que "el mérito mayor del 15M es haber abierto los ojos a mucha gente, haber creado conciencia de la situación en la que estábamos, haber abierto las puertas a la crítica y tener la valentía de quejarse". "Este momento la gente está empezando a ver la incongruencia de los recortes, la incongruencia de convertir la deuda de los bancos en deuda pública para que la paguemos nosotros, la incongruencia de la obediencia al imperio de la señora Merkel", asegura.
"Se está canalizando todo ese esfuerzo por parte de la sociedad civil", y, aunque "tardemos más o menos", el trabajo que "haga nuestra protesta será un trabajo absolutamente eficaz", concluye la autora, quien ha sido además editora, traductora de la ONU, directora del Ateneo Americano de la Casa de América y de la Biblioteca Nacional de España, y colabora en diversos medios de comunicación.
(vía ecodiario.eleconomista.es)

No hay comentarios: