domingo, 9 de junio de 2013

Harold Kroto: ´La Religión no debería enseñarse en las escuelas´

"Los recortes en investigación no son solo malos para la ciencia, son un desastre para la educación de los jóvenes"

Harold Kroto. / fernando bustamante

El XXV aniversario de los Premios Jaime I, que se fallaron esta semana en Valencia, reunió a veinte premios Nobel, que participaron en las deliberaciones junto a otras personalidades. Dos de ellos fueron el químico británico Harold Kroto, uno de los tres 'padres' de los fullerenos, y Werner Arber, presidente de la Academia de la Ciencia del Vaticano, que obtuvo su premio Nobel de Medicina en 1978. Kroto analiza la actual situación de la ciencia y da consejos a los investigadores de hoy para desarrollar su labor en época de crisis mientras que Arber da claves de hasta dónde puede llegar la medicina para alargar la vida del ser humano

El químico británico Harold Kroto es uno de los tres padres de los fullerenos, unas moléculas con 60 átomos de carbono y forma de balón que son la tercera forma estable del carbono. El científico, que recibió el premio Nobel de Química en 1996, analiza el futuro de la ciencia en tiempos de crisis.

-¿Por qué se interesó por la ciencia?

-Mis padres eran refugiados y mi padre estaba muy interesado en que yo estudiara. Él insistía en que me aplicara en matemáticas y ciencias porque esa era la mejor base para obtener un trabajo. Hice mis deberes, tal y como mi padre me insistía y fui un buen chico, pero tuve profesores que me apoyaron mucho y me ofrecieron clases extra de arte y química, que era lo que realmente me gustaba.

-¿Cuál es la aplicación más interesante de los fullerenos que usted descubrió?

- Su potencial para desarrollar células fotovoltaicas orgánicas capaces de sustituir las células de silicio, que son más caras. Con los fullerenos podríamos crear plásticos muy finos de células orgánicas con los que podríamos recubrir grandes áreas a un coste muy bajo, pero esto de momento es sólo una posibilidad de futuro pues plantea grandes dificultades técnicas por resolver.

-¿Problemas de qué tipo?

-La eficiencia energética de estas células orgánicas así como la degradación del plástico, que se quema con la luz solar. Habría que crear un material resistente a la fotodescomposición. También haría falta crear una tecnología de impresión que permitiera imprimir estos plásticos solares como si fueran un periódico.

-Se habla mucho sobre las futuras aplicaciones de los fullerenos en el área de la medicina...

-Probablemente en un futuro se puedan usar los fullerenos para transportar hasta las células cancerígenas átomos radioactivos que puedan actuar físicamente como trampas antitumorales y eliminar así los efectos negativos de la radioterapia actual, que es químicamente tóxica.

-¿Algún consejo para los jóvenes?

-En ciencias tienes que intentar hacer lo que te interesa personalmente, dirigir tus mejores esfuerzos a aquello que te satisfaga a ti mismo, no a lo que tus profesores u otra gente te digan que es importante. Las posibilidades de éxito en ciencia son del 1%, por tanto, no puedes sacar lo mejor de ti sino trabajas en aquello que realmente te importa y te motiva. Obviamente también es importante investigar en aquellas cosas que sean beneficiosas para la humanidad.

-España atraviesa una difícil situación económica y los recortes en ciencia están obligando a cientos de jóvenes científicos a marcharse del país. ¿Cuál es su opinión sobre esta diáspora?

-Esto no sólo es un problema de España, sino que ocurre en todas partes. Pienso que los gobiernos en general no deberían recortar en investigación, pues la ciencia no sólo es útil y valiosa, es una forma de pensar, de afrontar los problemas. Así pues, los recortes no son únicamente un desastre para la ciencia, son también un desastre para la educación de los jóvenes en el pensamiento racional.

-¿Qué opina de que en países como España se imparta Religión en las escuelas?

-La Religión no se debería enseñar en las escuelas, sino en las iglesias si los padres están interesados. Tal vez pudiera darse una religión comparada o sus consecuencias sociales, pero nunca una religión específica, pues eso es muy peligroso. Hay que separar entre educación e Iglesia.

(vía laopinioncoruna.es)

No hay comentarios: