jueves, 18 de julio de 2013

El director del colegio de Cádiz seguirá detenido

image
El juez ha decidido prorrogar la situación de detención del director del colegio de los Salesianos de Cádiz acusado de haber cometido supuestas agresiones, amenazas y tocamientos a más de cuarenta alumnos, han informado fuentes de la investigación.

El sacerdote, cuya identidad responde a las iniciales F.J.L.L., de 40 años, fue puesto a disposición del juez de guardia esta mañana, tras pasar dos noches en los calabozos de la comisaría provincial de Cádiz mientras los investigadores completaban las diligencias.

El juez ha decidido esta tarde prorrogar la situación de detención del sacerdote, debido al cúmulo de trabajo que hoy ha tenido el juzgado de guardia, al que han pasado otros detenidos, y a la complejidad de las diligencias del caso.

Por ello ha ordenado que el sacerdote regrese a los calabozos de la comisaría provincial, donde pasará hoy su tercera noche, para ser mañana de nuevo enviado ante el juez.

Según las fuentes, la medida no es excepcional y con ella el titular del juzgado pretende disponer de más tiempo para realizar diligencias y estudiar las pruebas, antes de decidir sobre si envía o no a prisión al director del colegio concertado.

La Policía ha identificado a otros 30 menores que podrían haber sido víctimas de sus abusos y que se sumarían a los catorce que, hasta el momento, han presentado una denuncia formal por haber sufrido castigos corporales, tocamientos o amenazas del director del centro.

Fuentes de la investigación han señalado a Efe que la mayoría de las agresiones de las que se le acusan se refieren a castigos corporales, con palizas y golpes, aunque algunos de los menores también han aludido a tocamientos superficiales de sus zonas sexuales y amenazas.

El sacerdote, de 40 años, ha sido conducido esta mañana ante el juez de guardia, tras pasar dos noches en los calabozos de la comisaría provincial, en la que se llevan a cabo las investigaciones.

El director fue agredido antes de su detención

Antes de ser detenido el religioso, cuya identidad responde a las iniciales F.J.L.L. y tiene 40 años, fue agredido por familiares del primer estudiante que reveló los hechos y que fueron al despacho y, de un golpe, le derribaron al suelo.

Esta agresión ocurrió, según han confirmado a Efe fuentes de la orden religiosa, el pasado viernes, cuando el religioso estaba en el centro, abierto también en verano para actividades deportivas y de ocio de sus alumnos.

Los familiares de uno de los estudiantes llegaron al centro después de que la noche antes, un menor enseñara a su madre los «whatsApp» que el director del colegio le había enviado, según publica hoy el Diario de Cádiz.

Escandalizada por las comunicaciones que el sacerdote mantenía con su hijo y con otros compañeros del centro también por redes sociales como twitter o facebook, la madre decidió denunciar los hechos y acudir al centro acompañada de otros familiares a la mañana siguiente.

«Se presentaron en el despacho, no le dejaron ni hablar, le dieron y hasta lo tiraron al suelo», explican fuentes de la orden religiosa.

Tras contar a sus superiores lo ocurrido, el director del centro fue al médico para que le hicieran un parte de lesiones y decidió esperar al lunes siguiente para ir a la Comisaría Provincial de Cádiz a denunciar la agresión, una denuncia que preparó con el asesor jurídico de la orden.

Al ir a entregar su denuncia a la Comisaría ese lunes, no le comunicaron que los familiares del menor habían interpuesto ya el mismo jueves la denuncia contra él, lo que arrancó una investigación que llevó a su detención al día siguiente, el pasado martes.

«Estamos realmente muy sorprendidos, no nos cuadra, vamos a esperar a conocer las diligencias y las acusaciones para organizar su defensa», ha señalado hoy a Efe Juan Carlos Pérez Godoy, vicario inspectorial de la Orden en Sevilla, de la que depende el colegio concertado de la orden en Cádiz.

Pérez Godoy ha asegurado que «jamás antes» habían recibido ninguna queja sobre algún comportamiento conflictivo del sacerdote, aficionado a la magia y a los juegos y que maneja con soltura Internet y las redes sociales.

«Todo lo contrario, hay muchos comentarios buenos sobre él, me han llamado un montón de chavales ofreciéndose a testificar sobre él», ha explicado el vicario inspectorial, mientras ha recordado la emotiva despedida que le brindaron los alumnos de su anterior destino, un centro de Badajoz, en un acto cuyas imágenes están colgadas en el canal youtube.

(vía periodistadigital.com/)

No hay comentarios: