domingo, 29 de diciembre de 2013

‘Suspenso en religión’ arrasa en la Red

image
Bloguera reivindicativa: El alegato contra la Ley del Aborto escrito por una periodista de Barro recibe medio millón de visitas en seis días. El texto ‘Mi coño’, que Diana López firma en su blog ‘Suspenso en Religión’, atrae a activistas de Femen, a periódicos digitales, a una televisión francesa, a grupos de gays y lesbianas e incluso a Gaspar Llamazares

«Es bastante probable que a simple vista parezca que tengo un coño normal: tiene sus labios (internos y externos), su clítoris justo encima, su vagina en medio, su vello púbico (más del que me gustaría)… Absolutamente nada con lo que sorprender al personal (con el gustazo que tiene que dar ser hermafrodita). Pero, desde mi punto de vista, mi coño tiene una particularidad bestial: es mío, y yo decido lo que entra y lo que sale de él».

Con este lenguaje directo, expresivo y duro, pero, -como ella misma defiende- natural y tan válido como el de «quienes escriben con eufemismos y pedantería», inicia Diana López Varela (Curro, Barro), la entrada a su blog que ha causado una auténtica revolución en Internet y se ha convertido en uno de los alegatos contra la reforma de la Ley del Aborto del Ministerio de Justicia más vista en la Red, al reunir a medio millón de lectores en seis días.

Diana López es también, a simple vista, normal, como el primer párrafo de su penúltima entrada en el blog, Suspenso en Religión (http://dianalopezvarela.blogspot.com.es/). Una chica entre tantas de las que ella misma describe como «miembros de esa generación perdida, entre los 20 y los 30, que se supone que no vamos a tener trabajo ni expectativas en ninguna parte». Es joven, extrovertida, le ha ido bien en los estudios, acumula una Licencitatura en Periodismo, un master en Investigación periodística para televisión y otro en Guión audiovisual y experiencias y prácticas en diversos medios. La falta de perspectivas en el sector audiovisual la trajo de vuelta a Pontevedra, y más concretamente, a Curro, en Barro, donde vive con su familia.

Escape

Desde allí, tras dos años y medio trabajando en la empresa familiar de productos cárnicos, nació en diciembre del año pasado ‘Suspenso en Religión’. «Era una vía de escape, después de tener que aprender contabilidad y mil cosas más para pasarme el día entre albaranes. Yo siempre he escrito, y tenía claro que quería seguir. Como era la primera vez que no lo hacía para un medio y podía mandar yo, decidí hacerlo a mi gusto: apostar por el humor como forma de comunicación y hacer lo que me diese la gana», explica.

Cierto que el resto de su bitácora, en la que hay entradas casi semanales y a donde, hasta hace unos días, habían acudido 50.000 lectores, está escrito en el mismo tono, gamberro, divertido y directo, con el que ha abordado las anécdotas de su vida. «Escribía para mí y para mis amigos o las personas con las que pensaba que podía compartir experiencias. Cosas de la vida en Pontevedra, de Carabás..., anécdotas». A pesar de ello, de que la primera entrada aborda las erecciones, o de que en una de las últimas entretuvo a sus lectores dándoles una lista de políticos que simplemente escriben para vender libros y enriquecerse aún más, un día, hace un par de semanas, este rincón de opinión recibió un golpe de timón por parte de la joven escritora que la catapultó a un éxito insospechado.

«Como mi gata»

Diana se puso ante el teclado después de informarse sobre el anteproyecto de reforma de la Ley del Aborto, y tradujo, literalmente, la expresión que le vino a la mente en ese momento. «Estoy hasta el coño de que perdamos derechos. Es lo que pensé y lo que quise decir. Y así lo hice». En poco más de 1.100 palabras y repitiendo hasta ocho veces la palabra ‘coño’, esta mujer expone los motivos por los que considera que la nueva Ley puede, si prospera, suponer un retraso efectivo en los derechos de las ciudadanas en este país, y se dirige al ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, para recordarle, entre otras cosas, que «tengo derecho a abortar sin ser estigmatizada por ello y a hacerlo en las condiciones médico-sanitarias que se esperan de un país europeo en el año 2014» o que «a veces, cuando lo escucho, señor ministro, me hace sentir usted como mi gata».

Su entrada fue redactada usando el humor «porque creo que es un arma crítica inmejorable y tengo muy claro que voy a seguir usándolo. Desde que hice el máster de Guión audiovisual, pensé en orientarme al mundo de los monólogos y sigo viéndolo como uno de los géneros que más me interesan. Pero tengo claro que, a partir de ahora, después de lo que ha pasado con el blog, me centraré más en lo que está pasando en el país y haré una crítica humorística de cuestiones más generales, que, por otra parte, con este Gobierno y con la que está cayendo es muy fácil».

La entrada titulada Mi Coño no solo consiguió medio millón de visitas al blog de su autora, que pasó a situarse en un total de 800.000 visitas, gracias al efecto de arrastre sobre el resto de textos del sitio web. Este artículo desencadenó miles de mensajes de apoyo «sobre todo de mujeres, pero también de hombres en un porcentaje muy significativo, que me agradecen que llame a las cosas por su nombre». Además, los defensores del anteproyecto de Ley se cebaron con la autora, lo que la llevó a realizar otro texto, ‘Tu coño’, en el que responde a las críticas. «¿Que hablo en un lenguaje ordinario? Es el que quiero usar. No se trata de que no conozca más sinónimos, vulva, vagina, útero, o lo que quieran, es que coño es lo que quiero decir. Mucha gente se retrató en ese momento. Hicieron entradas solo para insultar, llenas de faltas de ortografía y sin argumentos. Porque lo que no pueden ocultar es que se trata de una ley machista, retrógada y promovida desde la religión. Si querían reducir los abortos, haberse quedado con la Ley anterior, que en el último año redujo en un 5% la tasa», defiende

Viral

El hecho de usar el humor, no impide que Diana López Varela no deje lugar a la improvisación. «Todo escritor debe viajar con su bloc de notas, y yo lo hago», explica, «para no dejar que se escapen las ideas que se te ocurren en cualquier momento». Su blog ha ganado prestigio, pero ella sabe bien «que eso no es todo. Por mucho que escriba, puede que la situación no se repita nunca. Realmente, lo que ha pasado es que la entrada se ha convertido en un ‘viral’ que la gente no para de compartir, pero todos los expertos coinciden en que se han dado muchas circustancias para ello».

¿Y cuales fueron esas circunstancias? «Pues que pretendían pasar de puntillas por la situación, sacaron el asunto a debate justo en Navidad para evitar críticas más duras y que, simplemente me atreví a decir lo que muchos pensaban y otros habrán expresado de un modo que llegó menos a la gente».

Su queja ha llegado incluso a Gaspar Llamazares, que ayer compartió el artículo en su Facebook, o al diario digital República, que ha ganado todo el tráfico de la página de Diana al incluir el enlace del texto en su web. También un par de activistas de Femen la siguen ahora y algunos grupos defensores de derechos de gays y lesbianas. Por si fuera poco, hasta la han llamado de una televisión francesa para entrevistarla «aunque no quise participar, porque hay gente mucho más preparada que yo en España que puede informar en profundidad de lo que supondrá esta Ley. Lo mío es hablar desde el humor», sostiene.

Visto en ‘Suspenso en religión’

Cualquier mujer inteligente, que sepa utilizar sus manos y sus piernas y alimentarse solita sabrá cómo utilizar su coño»

Vuelta a la profesión periodística

Puede que un día Diana López pueda permitirse dejar del todo los albaranes de la empresa de su padre. De momento, escribe la segunda temporada de la webserie Clases de lo social, ha presentado un proyecto para un programa de humor en un canal de televisión y hace trabajos para Planeta, editorial con la que se irá a Málaga en un breve plazo. Además, colabora con la recién nacida publicación de humor Enchufados. «¿Ser columnista de opinión en un periódico? Es algo que quiero y deseo».

De momento, ha abordado el siguiente paso en la gestión de su éxito en la red, «les conté a mis padres lo que está pasando. Cuando lo leyeron, alucinaron y lo pasaron un poco mal, aunque están de acuerdo con lo que digo».

Igual que aprendimos a no meter los dedos en los enchufes (...) sabemos lo que hacer con nuestros órganos sexuales»

(vía diariodepontevedra.galiciae.com)

No hay comentarios: