miércoles, 9 de abril de 2014

Grupo secular demanda a la Cámara para detener actividad religiosa

Humanistas Seculares de Puerto Rico tildan de inconstitucional el evento La Semana Mayor en la Casa Grande

Por Daniel Rivera Vargas

La actividad religiosa llamada La Semana Mayor en la Casa Grande es celebrada anualmente en el Capitolio. (Archivo)

Un grupo llamado Humanistas Seculares de Puerto Rico (HUSE) demandó hoy miércoles en el Tribunal de Primera Instancia de San Juan a la Cámara de Representantes de Puerto Rico para detener una actividad religiosa llamada La Semana Mayor en la Casa Grande.

Se trata de la actividad La Semana Mayor en la Casa Grande, que está pautada para mañana, jueves, 10 de abril a las 10:00 a.m., en la rotonda en el Capitolio, -que alberga el documento original de la Constitución de Puerto Rico-, pero los demandantes entienden que la cercanía de la actividad no es impedimento para que los tribunales intervengan en su demanda.

"Estos actos que se realizan en horarios de trabajo pagado con el dinero de los contribuyentes constituyen un menosprecio por aquellos contribuyentes que no practican ninguna religión y aquellos que profesan otras creencias religiosas", agrega la demanda.

La abogada que presenta la demanda, Mariana Nogales, expresó a este medio que el grupo cuenta con 82 miembros y que su “Fan Page” en la red social Facebook cuenta con 1,400 personas adscritas.

En el recurso legal de cinco páginas, se pide que se declare inconstitucional la actividad y que se imponga un interdicto a la Cámara y a su presidente, Jaime Perelló, para prohibir que se celebre el evento, esto por ser contrario a la disposición de separación de iglesia y estado, según se dispone en el artículo II, sección tres de la Constitución del Estado Libre Asociado de Puerto Rico.

"La actividad La Semana Mayor en la Casa Grande es auspiciada por la Asamblea legislativa y no tiene ningún fin secular o público que lo justifique, más allá del carácter religioso, siendo dicha actividad puramente religiosa o sectaria en clara violación al derecho a la libertad de culto de aquellos que profesan otras religiones y aquellos que no profesamos ningún tipo de creencia religiosa", plantea el grupo en la demanda, que identifica que son representados por su presidente Darío Ortiz.

A preguntas de este medio, Perelló expresó que no ha sido emplazado y no tiene copia del Injuction, que la actividad sigue en pie y que se trata de un acto tradicional que se realiza todos los años.

"El problema se magnifica con la continua y constante celebración de actos religiosos por parte de agencias gubernamentales, tribunales y otras que ameritan un interdicto para cuestionar el gasto público e impedir actuaciones inconstitucionales", reza la demanda. "La acción puede tornarse académica para la actividad específica que aquí cuestionamos, pero lamentablemente actuaciones similares están sujetas a repetirse bajo circunstancias parecidas y en igual violación a las disposiciones de libertad de culto, separación de iglesia y estado y la prohibición de establecimiento de religión alguna".

El grupo indica en la demanda que se incorporaron en el Departamento de Estado en el 2011 y están compuestos por ateos, agnósticos y librepensadores que buscan "velar porque el principio constitucional de separación entre iglesia y estado sea verdaderamente aplicado en nuestro país".

"HUSE no busca prohibir la religión, sino fomentar una sociedad puertorriqueña donde se respeten los derechos de todas las personas", se alegó en la demanda.

(vía elnuevodia.com)

No hay comentarios: