viernes, 4 de julio de 2014

Cuándo dejará la religión de decidir sobre nuestro cuerpo

8 hombres votan sobre la libertad sexual de las mujeres.

Mi cuerpo, mis reglas.

Después de casi una década de peleas científicas, políticas y económicas registradas, la píldora fue oficialmente aprobada como método de planificación familiar por la FDA el 1960. Más de medio siglo después las creencias religiosas de los almacenes Conestoga Wood y Hoby Loby siguen diciéndole a las mujeres que no tienen derecho a decidir sobre su sexualidad o procreación, eso es lo que traduce su demanda y éxito legal.
De acuerdo con el Affordable Care Act impulsado por el presidente Obama las compañías debían cubrir el costo de la atención anticonceptiva de sus empleadas. Only fair, si tenemos en cuenta que los métodos de planificación familiar son un asunto médico y de salud, y no un asunto moral. Sin embargo el “contraception mandate” que ya había encontrado su barrera dentro de las organizaciones no gubernamentales, se ha dado de bruces con el piso en el caso de las privadas.

De acuerdo con Hoby Loby, empresa con marcados fundamentos cristianos, la empresa privada tiene el mismo derecho a aquellas sin ánimo de lucro de no cubrir por los costos de la anticoncepción de sus empleados si esto va en contra con las creencias religiosas de los dueños. La Corte Suprema falló a favor de Hoby Loby apelándose al Religious Freedom Restoration Act de 1993.

Cabe anotar que 8 de los 12 miembros actuales de la Suprema Corte son hombres, lo que recalca el hecho de que es una mayoría masculina quien toma las decisiones sobre la planificación familiar de las mujeres estadounidenses. Why? Just because, así ha sido, punto.

Los dueños de las compañías alegan que 4 de los 20 métodos de planificación familiar disponibles aprobados por la FDA empiezan a funcionar después de que el óvulo ha sido fertilizado, lo que los convierte en métodos abortivos. La mayoría (si no todos) los médicos están en desacuerdo.

Aparte de la libertad de ejercer su sexualidad y decidir cuándo están listas para ser mamás (de manera mucho más responsable y consciente) las pastillas anticonceptivas son usadas para tratar disfunciones en los ovarios, desórdenes menstruales, sangrado menstrual excesivo y acné entre otros.

Nadie le está diciendo a la familia Green (Hobby Lobby) que le reparta anticonceptivos a sus hijas, sólo que respete el derecho médico y social que tienen otras mujeres de tomarlas, si así les place.

(Vía

No hay comentarios: