domingo, 2 de noviembre de 2014

Brittany Maynard comete suicido asistido

Brittany Maynard

Brittany Maynard

Brittany Maynard cumple su último sueño a 5 días de su muerte

Lo hizo.

Brittany Maynard tomó la decision de dejar este mundo este sábado, 1 de noviembre, fecha en que había planificado su suicidio asistido.

Aunque todo parecía indicar que la joven de 29 de años había pospuesto su fecha de muerte, la revista People publicó que Maynard se quitó la vida rodeada de familiares y amigos en su hogar en Portland, Oregon.

"Adiós a todos mis queridos amigos y familiares a quienes amo. Hoy es el día que he elegido para desaparecer con dignidad ante el rostro de mi enfermedad terminal, este terrible cáncer cerebral que ha tomado tanto de mí ... pero que pudo haber tomado mucho más. El mundo es un lugar hermoso, viajar ha sido mi mayor maestro, mis amigos y la gente son los mayores contribuidores. Yo incluso tengo un circulo de apoyo alrededor de mi cama mientras escribo ... Adiós mundo. Comparte buena energía. 'Pay It Forward'! ", escribió en su cuenta de Facebook.

El caso de Maynard ha recorrido el mundo entero y ha reabierto el debate sobre el suicidio asistido. Para poder hacerlo, esta se mudó de Oakland a Oregon, donde planificó su muerte para el 1 de noviembre. Escogió esta fecha porque desea celebrar el cumpleaños de su esposo el 26 de octubre. Desde su pronóstico se ha dedicado a vivir el día a día y cumplir una lista de sueños. Logró el último hace unos días, visitar el Gran Cañón. "El Cañón es impresionante y hermoso, y pude disfrutar mi tiempo con las dos cosas que más amo: mi familia y la naturaleza", escribió Maynard en su blog.

El suicidio asistido, o eutanasia, es legal en sólo cinco estados de los Estados Unidos. Por esto Maynard decidió  junto a su familia a Oregón, donde la ley del estado le permitió que los médicos le proveyesen de un fármaco que terminará con su vida sin causarle dolor si ella decide ingerirlo.

Maynard explica que en los últimos tres meses ha ganado sobre 25 libras a causa de los medicamentos que toma, que sus convulsiones no paran y que incluso ha perdido el habla y la capacidad de reconocer hasta a su esposo por varios minutos.

"Cuando la gente me critica por no esperar más tiempo, tu sabes, cualquier cosa que han decidido es lo mejor para mí, me duele, porque todos los días me arriesgo, cada día que me levanto", explicó. “Yo todavía me siento bien y todavía tengo suficiente alegría y todavía me rio y sonrío con mi familia y amigos, lo suficiente que no parece el momento ideal ahora”, reveló refiriéndose a su decisión de dejar de vivir. “Pero vendrá el momento porque siento que me estoy enfermando cada vez más. Pasa cada semana”, sentenció.

Por su parte su madre Debbie dice que “no es mi trabajo decirle cómo vivir y no es mi trabajo decirle cómo morir”. Su esposo asegura que aunque parezca un clicé, se viven cada día, uno a la vez.

(vía puertorico.univision.com)

No hay comentarios: