viernes, 21 de noviembre de 2014

Una secta de curas pedófilos, el secreto terrorífico de una parroquia de Granada

Por  | LA NACION
MADRID.- Los techos centenarios de una popular iglesia de Granada protegían un secreto terrorífico. Liderados por el párroco, con la lógica de una secta, una decena de sacerdotes se dedicaron durante años a captar jóvenes, adoctrinarlos y someterlos luego a reiteradas vejaciones sexuales.
El escándalo salió a la luz esta semana luego de que se conociera que había intervenido en persona el Papa, alertado por la carta de denuncia enviada por un religioso de 24 años que describió los abusos sufridos durante buena parte de su adolescencia.
Por orden directa de Francisco , tres de los sacerdotes implicados fueron separados por el Arzobispado de Granada mientras avanza una causa judicial que podría llevarlos a prisión en las próximas horas. Otros siete curas y dos laicos están bajo la mira de los investigadores, como presuntos encubridores.
Según reveló ayer el diario El País de fuentes judiciales, los religiosos, de ideas ultraconservadoras, conformaban una fraternidad no reconocida canónicamente -pero que se organizaba como si lo estuviera- que se reunía en una parroquia del barrio granadino del Zaidín.
Allí ejercía su misión pastoral el líder del grupo, cuya identidad no fue revelada, y era donde captaban a los adolescentes para entrenarlos como monaguillos o ayudantes en tareas eclesiásticas. De acuerdo con la denuncia penal, los sometían luego a un lavado de cerebro en reuniones en las que hablaban directamente sobre cuestiones sexuales y los alentaban a mantener relaciones con ellos, como una forma de purificación.
Los actos de pedofilia se consumaban en departamentos de lujo y un chalet al que la cofradía secreta tenía acceso en Pinos Genil y en Salobreña, en la costa mediterránea. El portal Religión Digital informó que esos encuentros se repetían varias veces por semana y que los sacerdotes también practicaban sexo entre ellos.
El relato horrorizó al Papa cuando recibió una carta de Daniel (su apellido se mantiene en reserva), el joven que finalmente llevaría el caso a la Justicia. Lo llamó por teléfono desde el Vaticano el 10 de agosto pasado para pedirle "perdón en nombre de toda la Iglesia". La víctima reconstruyó así su diálogo con el Pontífice:
"-¿Hablo con Daniel?
"-Sí, soy yo. ¿Quién llama?
"-Buenas tardes hijo, soy el padre Jorge.
"-Perdón, se ha debido de equivocar, no conozco a ningún padre Jorge.
"-Bueno, el papa Francisco.
"-[...]
"-¿Sigues ahí? Hijo, serénate. He leído tu carta varias veces. No he podido más que emocionarme y sentir un dolor inmenso al leer tu relato. Quiero pedirte perdón en nombre de toda la Iglesia de Cristo. Perdona este gravísimo pecado y gravísimo delito que has sufrido. Estas heridas hacen que la Iglesia se resienta al completo. Cuentas con todo mi apoyo y el apoyo de toda la Iglesia."
La difusión del caso puso en aprietos al arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, a quien desde sectores políticos le piden apartarse del cargo.
"Los hechos son verosímiles. Me sangra el corazón, me sangra el alma", declaró ayer Martínez a la radio COPE, propiedad del Episcopado español. Aclaró que él había impulsado la investigación al enterarse de los hechos y había decidido apartar a tres de los sacerdotes de "todo ejercicio del ministerio sacerdotal y retirados de cualquier domicilio pastoral".
Los religiosos castigados son el líder de la fraternidad y otros dos párrocos que el joven Daniel señala como quienes abusaron directamente de él. Pero siguen en funciones otros siete curas mencionados como presuntos encubridores y participantes de las reuniones sexuales (aunque en teoría ellos no habrían violado a los menores). Uno de ellos sería miembro de la curia local.
La justicia analiza qué medidas tomar contra los sospechosos, a los que también suma por lo menos un policía y a autoridades de un colegio. Se investigan también otros actos de pederastia contra más jóvenes de la zona, algo que el denunciante sugirió en su declaración ante el fiscal.

No hay comentarios: