miércoles, 11 de marzo de 2015

Estado Islámico cocinó a un secuestrado y se lo dio de comer a su madre

El británico The Sun se hace eco de la historia de un agente de seguridad británico llamado Yasir Asbdullah, que viajó a Irak para unirse a las fuerzas kurdas después de que los terroristas del Estado Islámico ocuparan posiciones a pocos kilómetros de su ciudad natal. La historia que narra Abdullah es desgarradora y abunda en las salvajadas y atrocidades a las que el Estado Islámico nos tiene acostumbrados.

Según la historia de Abudllah detallada en The Sun cuando se encontraba en Mossul conoció a una madre que había viajado hasta allí para recuperar a su hijo, secuestrado por los terroristas de la bandera negra.

Era una anciana kurda que pidió audiencia con los terroristas del Estado Islámico para suplicarle por su hijo, secuestrado hace meses. Los islamistas le invitaron a sentarse y descansar. Después le ofrecieron té, arroz y carne. Cuando la madre les pidió nuevamente ver a su hijo, éstos se rieron y le espetaron: "¡Te lo acabas de comer!".

Así relató Yasir Abdullah su experiencia tras viajar desde el oeste de Yorkshire hsata Mosul para reunirse con fuerzas peshmergas y kurdas. Ahora, ha regresado a Inglaterra donde ha contado esta horrible historia. Abdullah ha conocido de primera mano las técnicas del terror que emplean los islamistas en los territorios que mantienen sometidos. A aquellos que no se pliegan a su voluntad, suelen ser enterrados vivos o quemados.

Según el testimonio de Yasir Abudllah aThe Sun, actualmente los ataques más crudos se producen en Tikrit, donde han muerto más de 1.100 iraquíes, de los cuales seiscientos eran civiles.

(Via m.periodistadigital.com)