sábado, 20 de junio de 2015

¿Importa la nota de Religión para acceder a la Universidad?

- Presidenta de BIGE-Federación de Padres y Madres de Alumnos de Bizkai

Escribo este artículo como madre de tres jóvenes adolescentes que gracias a ello conoce a muchas otras personas de sus edades, y a sus familias. También lo escribo como profesora de la UPV/EHU, donde tengo el privilegio de impartir mis clases en 1º y 2º.
Quiero dirigirme especialmente a los y las jóvenes que están estos días matriculándose en 1º de Bachillerato y a las personas de su entorno. Como es sabido, este próximo 2015-16 entra en vigor la LOMCE en ese curso de Bachillerato y, por ello, este alumnado se verá afectado por una serie de cambios, entre ellos, la sustitución de la Prueba de Acceso a La Universidad, o Selectividad, por una Evaluación Final de Bachillerato. Este examen se realizará por primera vez el curso 2016-17. Otro cambio que tiene relación con esto anterior es que si, hasta ahora, el título de Bachillerato se obtenía una vez superado 2º, incluso sin haber superado ni haberse presentado a Selectividad, desde 2016-17 será necesario superar también la Evaluación Final para obtener el título.
Hoy en día, la gran mayoría de estudiantes de Bachillerato realiza la prueba de Selectividad con objeto de acceder a un Grado Universitario o a un Ciclo Formativo de Grado Superior (FP). Y en la mayoría de los casos, hay un cupo determinado de plazas, por lo que puede suceder y sucede que hay estudiantes que no pueden matricularse en el Grado o Ciclo Formativo elegido. Es decir, la nota importa, y además mucho. Por ejemplo, y según se publicaba estos días en prensa, hay más de 2.000 solicitudes para 270 plazas en Medicina para el próximo año académico. ¿Cómo elegir a esos 270 estudiantes?
En lo que respecta a los Grados Universitarios, hasta ahora, con la LOE, la UPV/EHU “ordena” al futuro alumnado teniendo en cuenta la llamada “nota de admisión”, que se calcula con la nota media de Bachillerato (60%) y la nota obtenida en la fase general de Selectividad (40%). Hasta aquí el máximo valor es 10. Pero hay otros 4 puntos “extra” en esa nota de admisión que se pueden conseguir en la fase específica de Selectividad, que es voluntaria, examinándose de algunas de las materias de modalidad cursadas en 2º de Bachillerato. Estas materias, que elige cada estudiante, deberían estar relacionadas con los estudios que se quieren cursar, ya que en cada Grado se definen las prioritarias, es decir, las que tienen más relación con ese Grado y puntúan más. Lógicamente, esas materias de las que decide examinarse cada estudiante son generalmente las materias de modalidad que ha cursado en Bachillerato.
A partir del curso 2016-17, con la LOMCE, cada universidad tiene potestad para decidir cómo seleccionar a sus estudiantes. En la UPV/EHU ya se ha decidido y, de hecho, recientemente se han publicado en su página web los criterios de admisión a los Grados para ese curso. ¿Qué cambia respecto al sistema anterior?
Como antes, la nota de admisión máxima es 14, y como antes, 6 puntos se calculan según la nota media de Bachillerato, 4 puntos según la nota de la Evaluación Final, y los otros 4 puntos restantes…
Entre los nuevos contenidos de la Religión para Bachillerato está “que el alumno reconozca y se esfuerce por comprender el origen divino del cosmos”. Es decir, creacionismo puro y duro en pleno siglo XXI.
Aquí es donde entran esos criterios de admisión que he mencionado. La UPV/EHU ha decidido tener en cuenta las notas obtenidas en la Evaluación Final de las materias que se han considerado más afines a cada Grado. Por ejemplo, para el Grado de Medicina, se aplica un coeficiente de 0,2 a la nota de Biología obtenida en el examen de la Evaluación Final, de 0,1 a la nota de Química, y de 0,1 a la mejor nota que se haya obtenido en Lengua Vasca y Literatura II o Primera Lengua Extranjera II (Inglés). Suponiendo que el o la estudiante hubiera obtenido un 10 en las 3 primeras materias citadas y un 5 en la última (Inglés), habría conseguido esos 4 puntos restantes. Estas notas le han servido además, entre otras del resto de materias, para calcular la media de la Evaluación Final de Bachillerato. Aprovecho para indicar que para el cálculo de estos 4 puntos extra, la materia Lengua Vasca y Literatura II se valora en todos los grados de la UPV/EHU, con mayor o menor peso según el grado.
Prácticamente todas las materias que se pueden cursar en Bachillerato se contemplan en los criterios de admisión a los grados de la UPV/EHU, todas salvo Religión. Con la LOMCE, esta materia es una optativa más entre más de 12; por citar algunas, Cultura Científica, Dibujo Artístico, Dibujo Técnico, Lenguaje y Práctica Musical, Tecnología Industrial, Tecnologías de la Información y la Comunicación,… No todos los centros tienen capacidad para ofertar y después de conocerse la prematrícula ofrecer todas las optativas (depende de la plantilla docente de que dispongan, del número de estudiantes que se matricule en esas optativas, etc.) Pero todas, salvo la Religión, son susceptibles de ser examinadas en la Evaluación Final de Bachillerato.
Esto último es de agradecer, en mi opinión, porque con el currículo que la Conferencia Episcopal Española ha elaborado para la Religión me parece realmente complicado aprobarla. Por ejemplo, entre los nuevos contenidos de la Religión para Bachillerato está “que el alumno reconozca y se esfuerce por comprender el origen divino del cosmos”. Es decir, creacionismo puro y duro en pleno siglo XXI. ¿Cómo puede compaginar eso cualquiera que esté cursando Biología con la teoría de la evolución? O aprueba una o aprueba la otra.
Yendo a lo práctico, que es de los que se trata para poder acceder al grado elegido, la Religión no cuenta ni para la nota de la Evaluación Final ni para los 4 puntos extras que decidirán o no el acceso a los grados. Por ello, recomiendo al alumnado de Bachillerato que no elija Religión entre las optativas.
Ana Puente, presidenta de BIGE-Federación de Padres y Madres de Alumnos de Bizkaia.
(vía eldiario.es)