jueves, 9 de julio de 2015

Arrestan en Chiapas a cinco tzotziles por cambiar de religión


Por Elio Henríquez, corresponsal

San Cristóbal de Las Casas, Chis. Cinco indígenas, tres de ellos menores de edad, fueron detenidos en la comunidad de Tzeteltón, municipio de San Juan Chamula, acusados de profesar la religión evangélica, denunció Luis Antonio Herrera, representante de la Coordinación de Organizaciones Cristianas.

Explicó que los cinco tzotziles fueron detenidos ayer a las 15 horas porque en esa localidad existe un acuerdo firmado por las autoridades de que los pobladores que se conviertan en protestantes deben pagar una multa de cinco mil pesos y en caso de negarse, realizar trabajos forzados y abandonar su vivienda.

Agregó que los detenidos, Andrés López y Virginia López –que no son pareja-, así como tres jovencitas de entre 15 y 17 años de edad, fueron trasladados a la cabecera de San Juan Chamula, donde los dos adultos fueron encerrados en la cárcel municipal y las tres menores dejadas en libertad.
Herrera aseguró que para liberarlos las autoridades exigen a Andrés el pago de cinco mil pesos de multa y a Virginia sólo 2 mil 500 porque es viuda, así como 2 mil pesos de gastos por el traslado de Tzeteltón a la cabecera.

Señaló que ambos indígenas, pertenecientes a la Iglesia Jesús es el Camino, están en espera de que las autoridades de Tzeteltón y del municipio definan su situación final mañana jueves porque en la comunidad “están ocupados con la clausura del ciclo escolar”.

El dirigente religioso manifestó que las tres menores de edad, que no son familiares entre sí, fueron entregadas a las autoridades de su comunidad por sus propios padres, quienes no están de acuerdo en que abandonen la religión católica tradicionalista.

Por otra parte, 53 indígenas evangélicos desplazados de las comunidades de La Florecilla y Los Llanos, municipio de San Cristóbal y San Gregorio, municipio de Huixtán, cumplieron un mes en plantón en la Plaza Catedral de esta ciudad para exigir el cumplimiento de una minuta firmada en diciembre pasado por las autoridades estatales para su reubicación, pues ya no pueden retornar a sus localidades.

El pastor Esdras Alonso González, dirigente de la organización Alas de Águila, afirmó que el acuerdo establece que la minuta se cumpliría a más tardar en abril pasado, lo que no ocurrió, por lo que desde hace un mes “los hermanos decidieron instalarse en plantón por tiempo indefinido, hasta que se cumpla lo pactado”.


Señaló que el convenio establece la compra de terrenos y, como apoyo humanitario, el gobierno les gestionaría viviendas para ayudarlos, “pero no ha habido respuesta, sólo les dicen que hasta nuevo aviso”.