domingo, 26 de julio de 2015

Emiratos Árabes castigará extremismo religioso

Con una estricta legislación castiga con hasta 10 años de prisión o incluso la pena de muerte a una persona condenada por takfirismo.

Emiratos Árabes Unidos le hace frente a los crímenes de odio con una estricta legislación que castiga con hasta 10 años de prisión o incluso la pena de muerte a una persona condenada por "takfirismo", quienes promueven una ideología extremista sunita, de acuerdo al texto del decreto distribuido por la agencia de noticias oficial, WAM.

La nueva ley dispone: "salvaguardar a las personas sin importar su origen, creencia o raza de actos que promueven la intolerancia y el odio religioso.

"(Y también) prohíbe discriminar a toda persona o grupo por su religión, casta, doctrina, raza, color u origen étnico".

El Islam es la religión mayoritaria en Emiratos, cuya población se divide en alrededor de 85 por ciento de sunitas y 15 por ciento de chiitas.

La Constitución emiratí ya prevé la libertad de culto, según las costumbres establecidas, pese a que el Islam es la religión oficial.

La nueva norma recibió un amplio apoyo de la academia y de especialistas en la materia de Emiratos. El presidente de la junta directiva de la Asociación de Derechos Humanos de Emiratos, Mohammad Salem al Kaabi, remarcó que la ley permite que las personas de unas 200 nacionalidades que residen en el país "vivan en una coexistencia pacífica".

"Urgen ese tipo de normas en todos los países, en especial entre tantos mensajes preocupantes que incitan al odio racial en sitios de redes sociales", comentó el diario emiratí The National.

El Consejo Islámico Europeo también elogió la iniciativa y llamó a los gobiernos de los países musulmanes, miembros de la Organización para la Cooperación Islámica y a los estados miembros de la Organización de las Naciones Unidas a seguir su ejemplo para activar la resolución 65/224 sobre la Lucha contra la Difamación de las Religiones.

Un comunicado del secretario general del Consejo Islámico Europeo, Mohammed Al Bashari, señala que con los cambios regionales e internacionales que amenazan la paz global, se hizo necesario aprobar una ley que tipifique el delito de difamación de las religiones en todos los países musulmanes.

La Ley Anti-Discriminación también prohíbe todo acto que pueda considerarse un insulto a Dios, su profeta o sus apóstoles, los libros sagrados, los templos o lugares de culto y los cementerios.

En el diario The National, los periodistas y analistas Hasan Al Subaihi y Taryam Al Subaihi, señalaron: "La discriminación religiosa fue, y sigue siendo, un problema mundial. El mundo árabe ya tuvo su cuota de conflictos internos por la religión, y muchas de esas guerras van más allá del enfrentamiento entre chiitas y sunitas".

Solo por nombrar algunos, mencionaron que Medio Oriente tiene comunidades de alauitas, bereberes, coptos, drusos, kurdos, judíos, yazidíes, asirios, chiitas y sunitas.

"La nueva ley contra la discriminación, promulgada por el Presidente jeque Jalifa bin Zayed al Nahyan, estableció por escrito lo que el pueblo y las autoridades emiratíes practican desde antes de la creación del país y que, de hecho, forma parte de la cultura de Emiratos, pero también de la religión islámica: la tolerancia", remarcó.

(Via planoinformativo.com)