martes, 14 de julio de 2015

La religión y las selfies, satirizadas juntas en estas ilustraciones

×
3 / 8
¿Qué podía resultar de la combinación de estos elementos?
1) Cámara fotográfica
2) Acceso a Internet
3) Redes sociales
Según parece por la respuesta de nuestra época, nada más que una obsesión por la selfiesesa forma contemporánea del autorretrato que se aparece a cada momento, en cualquier circunstancia, para dejar un breve y fugaz testimonio de cierto hecho: una fiesta, un nuevo corte de cabello, el encuentro con un amigo, etc.
El recurso, sin embargo, ha dejado ver que tanto el narcisismo como la necesidad de exhibirse parecen no tener límite en esta nueva versión de lo que Guy Debord llamó la “sociedad del espectáculo”, tal y como lo muestra el pintor Gunduz Agayev, quien realizó esta serie en la que la religión se mezcla con la selfie en una extraña suma satírica.
Las imágenes no tendría que tomarse como un insulto hacia las distintas confesiones que se utilizan, sino quizá más bien como una crítica hacia el exceso y la hipocresía, quizá incluso como un señalamiento de cómo aquello que alguna vez se consideró sacro y reservado, ahora también puede convertirse en una mercancía de consumo instantáneo.