miércoles, 8 de julio de 2015

Llega a la Isla la religión del Monstruo del Espagueti Volador

 La primera Iglesia Pastafariana celebrará matrimonios a domicilio y a personas del mismo sexo
religion pastafariana (horizontal-x3)

No cuentan con un templo, sino que celebrarán matrimonios en lugares designados por las parejas, y planifican participar de la boda masiva gay que se prepara para las próximas semanas. (Gianfranco Gaglione)

La religión del Monstruo del Espagueti Volador ya cuenta con su Iglesia Pastafariana en Puerto Rico, incorporada el pasado 30 de junio en el Departamento de Estado como una corporación doméstica sin fines de lucro.
Igualmente, cuatro de sus ministros ordenados ya tienen sus registros de celebrante expedidos por el Departamento de Salud para oficiar bodas y casar a cualquier pareja autorizada por ley. No cuentan con un templo, sino que celebrarán matrimonios en lugares designados por las parejas, y planifican participar de la boda masiva gay que se prepara para las próximas semanas.
Originada a finales de 2005, en Oregón, como una protesta del físico Bobby Henderson a la enseñanza de la hipótesis del “diseño inteligente” en las escuelas públicas de Kansas, el pastafarismo podría ser considerado por muchos como una religión de sátira o parodia. Sus seguidores dicen creer en una deidad invisible, creadora del universo después de una borrachera. El estado de embriaguez, aseguran, explica las imperfecciones del mundo.
Su libro sagrado, el Evangelio del Monstruo del Espagueti Volador, promueve un paraíso que incluye una fábrica de “strippers” y un volcán gigante de cerveza; designa el viernes como su día festivo e invita a los pastafarianos a vestir auténticos ropajes de pirata.
Un caldero para escurrir espaguetis cubre la cabeza de sus ministros en ceremonias oficiales, y un tenedor crucificado figura entre su catálogo de símbolos. Desde su fundación, suman millones de adeptos. Basta con hacer una búsqueda rápida en internet para identificar una gran comunidad internacional organizada.
“Son metáforas. Todas las religiones en el mundo tienen un fuerte elemento de metáforas”, establece Efraín Flores Acosta, de 46 años, gerente de proyectos de la Rama Judicial y ministro ordenado en el pastafarismo. “Las religiones tienen que verse como explicaciones de los fenómenos naturales en forma de metáforas, incluida la nuestra”, señala.
Joel López Bou, de 37 años, ejecutivo de ventas en una compañía de ingeniería, y también ministro ordenado, destacó, por su parte, que su religión promueve la separación constitucional de Iglesia y Estado, al tiempo que defiende la educación científica y no sectaria en las escuelas.
Además, los pastafarianos promulgan ocho mandamientos sugeridos por el Monstruo Espagueti Volador a modo de “realmente preferiría que no” se juzgue a las personas por su aspecto o forma de vestir, no se construyan iglesias o templos en su nombre, si no que se use el dinero para acabar con la pobreza, curar enfermedades o simplemente vivir en paz; no hacerles a otras personas lo que no le gustaría que le hicieran a uno y no creerse superior a los demás al describir su propia creencia. Resalta que tanto hombres como mujeres son personas, sin que uno sea superior a la otra. En su Evangelio, estos mandamientos se resumen a un “sé bueno, ¿ok?”.
“Nos pueden ver como satíricos, pero eso nos preocupa muy poco. Nosotros queremos enviar un mensaje de paz, de justicia social, de progreso, ir al paso de los tiempos del desarrollo social”, señala Flores Acosta al considerar, en entrevista con este medio, que muchas religiones se han quedado con los pensamientos de épocas anteriores, fomentando las injusticias y el discrimen.
Su propósito, a través de lo que podría parecer una reducción de lo absurdo, es exponer cuán irracionales pueden también ser los dogmas de otras religiones.
“Queremos generar pensamiento crítico. ¿Por qué van a ser mis creencias ridículas y las de los demás no? ¿Por qué tengo que creer cómodamente que mi religión es la correcta?”, cuestiona Flores Acosta. Así, destaca, que el que una mujer se embarace por intervención divina, o que un hombre haya convertido agua en vino o que una mujer haya salido de la costilla de un hombre, como se predica en la religión judeocristiana, pueden ser tan relativos y cuestionados como la existencia de un monstruo espagueti volador.
De acuerdo con otro de los únicos cuatro ministros de la Iglesia Pastafariana de Puerto Rico, el estudiante de Derecho Michael Román Cardona, de 29 años, el objetivo de incorporar su fe en la Isla ha sido, precisamente, evidenciar la pluralidad de creencias presentes en la sociedad.
“Nuestra constitución nos da la libertad de culto, de creer en lo que nosotros queramos sin que el Estado se tenga que entrometer”, apunta el joven. Y justo la discriminación que experimentaron dos de sus ministros al registrarse como celebrantes de matrimonios en el Registro Demográfico del Departamento de Salud acrecentó su propósito como organización de fe.
Mientras a Román Cardona se le expidió su registro de celebrante con vigencia de dos años, a López Bou y a Flores Acosta solo se le concedió por uno.
“Han utilizado la excusa de que la sede queda fuera de Puerto Rico para darnos solo un año. No obstante, han ido personas de iglesias cristianas fuera de Puerto Rico, pero como tienen un nombre que alude al cristianismo, les dan dos años”, reclama Román Cardona. “Las leyes federales castigan con pena de un año de cárcel o una multa a las personas que de manera concertada hagan trato desigual basado en cualquier categoría de discriminación religiosa”, agrega.
El trío contempla presentar una reclamación por el inconveniente, al mismo tiempo anticipan procurar igual espacio para manifestar sus creencias en todas las actividades religiosas que se promuevan desde el estado, como las celebraciones de Semana Santa en el Capitolio o los días de ayuno decretados en algunos municipios.
Cada uno de los ministros pastafarianos se considera un humanista. Su religión, coinciden, no sale a relucir en sus trabajos y en instancias de su cotidianidad a menos que otra persona haga lo mismo con la suya. “Mientras tanto, mi estilo de vida es ser una buena persona y ayudar a los que lo necesiten”, puntualiza López Bou.

(vía Endi.com)

No hay comentarios: