domingo, 15 de enero de 2012

Contingente rechaza reforma al Artículo 24

Los inconformes sostienen que esta nueva ley pretende otorgar privilegios y ventajas a la jerarquía católica.

GUADALAJARA, JALISCO (14/ENE/2012).- "¡Si Juárez viviera paliza les pusiera!", así grita un contingente de alrededor de mil personas que este medio día avanzó por avenida Hidalgo hacia Plaza de Armas manifestando su rotundo rechazo hacia la reforma al Artículo 24, aprobada por los diputados el pasado 15 de diciembre.
Esta reforma sostiene que  todo mexicano tiene derecho a ejercer el culto religioso que más le agrade así como de participar, individual o colectivamente, tanto en público como en privado en celebraciones del respectivo culto.

Los inconformes sostienen que esta nueva ley pretende otorgar privilegios y ventajas a la jerarquía católica, violando así el carácter laico del Estado Mexicano.
"Estamos marchando porque no queremos que se de religión en las escuelas, para eso están los templos. En las escuelas se tienen que enseñar otras cosas,por eso Benito Juárez separó la Iglesia del Estado", argumentó Elisa Gutiérrez, de 15 años, quien aseguró asistir a la manifestación por decisión propia.

Aunque la reforma no habla de incluir religión en las escuelas o de injerencia católica u otra religión en el Estado, organizadores y manifestantes aseguran que ésta es un primer paso para permitirlo."Queremos separación Iglesia

Estado, no queremos retrocesos históricos que lleguen a convertir a México en un estado confesional", refirió Alejandro Ramírez, vocero de Ciudadanos Laicos, la asociación organizadora de la marcha.

Por su parte, diputados panistas defendieron la laicidad de la reforma al aprobarla, toda vez que los cambios fortalecen a un Estado que respeta el derecho de creer o no creer. Y, en su momento, argumentaron que se busca que en el ejercicio de la libertad de religión se observen los tratados internacionales en materia de derechos humanos.
Para saber

La nueva redacción de la Ley 24 dice:

“Toda persona tiene derecho a convicciones éticas, de conciencia y de religión, y a tener o adoptar en su caso la de su agrado. Esta libertad incluye el derecho de participar, individual o colectivamente, tanto en público como en privado en las ceremonias, devociones o actos del culto respectivo, siempre que no constituyan un delito o falta penados por la  ley. Nadie podrá utilizar los actos públicos de expresión de esta libertad con fines políticos, de proselitismo o propaganda política.   

os actos religiosos de culto público se celebrarán ordinariamente en los templos. Los que extraordinariamente se celebren fuera de éstos se sujetarán a la ley reglamentaria”

EL INFORMADOR / VIOLETA MELÉNDEZ

(vía informador.com.mx)

No hay comentarios: