sábado, 18 de febrero de 2012

Una ministra musulmana de Cameron advierte contra el «laicismo militante»

La presidenta del Partido Conservador británico será recibida por el Papa al frente de una delegación de siete miembros del gobierno del Reino Unido

The visit led by Baroness Warsi to the Vatican ended in feelings of good will all round: all the same, the Holy See made it plain it is preparing for battle
Borja Bergareche
La multicultural y protestante Gran Bretaña ha transmitido desde tierras vaticanas una de las reivindicaciones más fuertes del papel de la religión en las sociedades europeas desde el discurso de Ratisbona de Benedicto XVI. En una inusual afirmación de valores, Shaheeda Warsi, presidenta del Partido Conservador y ministra en el Ejecutivo que preside David Cameron, ha defendido que "nuestro continente necesita el celo del converso, no para descubrir algo nuevo, sino para redescubrir aquello que ha apuntalado nuestra civilización durante siglos".
La baronesa Warsi es la primera mujer musulmana en ocupar un rango tan alto en el gobierno británico (y la tercera persona de fe mahometana en ocupar un ministerio). Nacida en Yorkshire de padres paquistaníes, esta abogada de 40 años se ha convertido en una de las voces más señaladas en el debate sobre el papel de la religión en los asuntos públicos, una bandera que ya enarboló durante la visita del Papa al Reino Unido en 2010. "Los gobiernos no pueden desentenderse de la religión", dijo entonces.
"El laicismo militante muestra rasgos propios de regímenes totalitarios"
El martes publicó un artículo en "The Daily Telegraph" en el que adelantaba las ideas del discurso que pronunció por la tarde ante la Academia Eclesiástica Pontificia, la escuela diplomática vaticana, donde fue la primera ministra extranjera en dirigirse al exclusivo foro católico. "Mi miedo hoy es que un laicismo militante está adueñándose de nuestras sociedades", asegura la ministra sin cartera de Cameron, que hoy expresará al Papa su miedo a que las religiones sean "marginadas" en la esfera pública. "Uno de los aspectos más preocupantes de este laicismo militante es que es profundamente intolerante en sus instintos. Y muestra rasgos similares a los regímenes totalitarios, al negar el derecho de las personas a una identidad religiosa", afirma.

30 aniversario del restablecimiento de relaciones

Warsi será recibida hoy miércoles en audiencia por el Papa Benedicto XVI con motivo del 30 aniversario del restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Londres y El Vaticano. La copresidenta del partido "tory" encabeza una delegación de hasta siete ministros, un gesto inédito en la agitada historia entre los dos países -la Santa Sede y Gran Bretaña iniciaron sus relaciones en 1479, la más antigua relación diplomática del Reino Unido-, que muestra el impacto positivo que tuvo la visita papal en 2010 y la voluntad del Gobierno Cameron de defender el papel de las religiones.
El propio primer ministro ha destacado, con motivo de esta visita, la importancia de la visita oficial de sus ministros al Vaticano: "Nuestra relación con la Santa Sede es de gran importancia y refleja de forma poderosa la contribución positiva que la fe puede hacer a nuestras sociedades", explicó ayer David Cameron. "Sayeeda Warsi ha defendido siempre un mejor entendimiento de la fe por el gobierno británico, y estoy encantado de que lleve personalmente este mensaje al Vaticano", aseguró.
Warsi, una mujer culturalmente musulmana que lleva a sus hijos a un colegio cristiano, cree que "la confianza en nuestras creencias nos ayuda a proteger a los demás frente a los ataques", y reivindica que "la gente debe sentirse más fuerte en sus identidades religiosas y más segura en sus credos para que podamos construir sociedades más justas". El título de su artículo es significativo, proveniendo de un gobierno que emana, históricamente, de la confrontación con Roma: "Estamos codo con codo con el Papa en la lucha por la fe".

Prohibición de rezar en los ayuntamientos

La llamada de atención de la política conservadora llega una semana después de que el Alto Tribunal de Londres prohibiera, tras la denuncia de un concejal laicista, rezar oraciones al comienzo de los concejos municipales, una tradición en varios lugares de Gran Bretaña. La Sociedad Laica Nacional celebró el fallo, argumentando que ya no es un "argumento respetable" defender que Reino Unido es una nación cristiana. La Asociación Humanista Británica, un grupo pro laicismo, calificó ayer el discurso de Warsi "pasado de moda e injustificado".
Warsi aclaró ayer que no reivindica una "teocracia del siglo XXi". Las reacciones a la sentencia han reavivado el debate sobre el papel de la religión en la vida pública, un asunto en el que Cameron parece dispuesto a dar pelea, aunque una encuesta reciente indica que tres cuartos de los cristianos británicos creen que la religión "no debe influir en los asuntos públicos".
(vía abc.es)

Nota de Ateorizar: Ambos deberían preocuparse por el cristianismo y el islam militante. Esos dos han jodido más a la humanidad que el “laicismo militante”.

No hay comentarios: