domingo, 8 de julio de 2012

Cuando igualdad y religión entran en juego

Por primera vez, en Londres 2012, todos los deportes tendrán competencias masculinas y femeninas debido al ingreso del boxeo de mujeres. Lo curioso es que se disputarán justo en el mes del Ramadán, lo que afecta al 25 % de los deportistas.
 
Cuando igualdad y religión entran en juego Las jugadoras musulmanas fueron autorizadas por la FIFA a jugar con el velo.(AFP)


Gracias al ingreso del boxeo en su programa, las mujeres competirán en Londres en todas las disciplinas por primera vez en la historia de unos Juegos Olímpicos, aunque algunos países sigan bloqueando la participación de sus deportistas femeninas o las condicionen a usar velo.
El COI -asamblea de 85 hombres y sólo 20 mujeres- ha trabajado mucho para que este relativo equilibrio entre géneros en los terrenos de juego se haga posible, bajo el impulso del presidente Jacques Rogge.

El belga siempre recuerdinstitución se abrió a las mujeres en los Juegos de 1900, antes incluso que les dieran el derecho a voto en muchos países industrializados. En Pekín, las mujeres representaban el 42% de la lista de deportistas. El impacto será más importante en Londres y el COI no descarta llegar pronto a una paridad inscripta ya en la carta orgánica olímpica.

Pero la igualdad de número no debe ocultar la discriminación persistente en algunos sitios. A menos de un mes de la apertura de los Juegos el 27 de julio, el COI "trabaja siempre para que las representantes de Arabia Saudita y Brunei estén presentes en Londres", dicen en Lausana. Estos dos países, más Qatar, que ya anunció la selección de varias atletas, son los únicos que jamás enviaron una mujer a un Juego.

Arabia Saudita, donde el deporte de competición está estrictamente prohibido a las mujeres, no acepta bajo la presión del COI y de ONGs de defensa de los derechos humanos, tolerar la presencia de una o varias de sus ciudadanas en Gran Bretaña sin cumplir tres condiciones, según el príncipe Nawaf Ben Fayçal, jefe del Comité Olímpico saudita.

El velo, un pariente cercano y la no mezcla, son sus condiciones, indicó el príncipe en una entrevista hace poco. La suerte de todas las mujeres musulmanas será un punto de atención en Londres, donde se autorizará por primera vez el uso del hiyab en las competiciones de fútbol. Ese aspecto de hiyab y el velo, que ya había recibido luz verde en marzo por las autoridades del fútbol, fue autorizado en firme este mismo jueves para las competiciones internacionales, señaló la FIFA.

Durante los Juegos, el COI, que prohíbe la ostentación de todo signo religioso, delega en las federaciones deportivas implicadas situar el uso del velo, considerado como un signo “cultural” para algunos, lo que permite una salida al problema. La ONU, por ejemplo, que milita para esta medida, ve un progreso que “permitirá hacer desaparecer una barrera”, según su consejero especial para el deporte, Wilfried Lemke.

Pero las asociaciones feministas denuncian un “dictado de extremistas religiosos”, según los términos de Annie Sugier, presidenta de la Liga internacional de los derechos de las mujeres. Para las púgiles, para la igualdad, Londres marcará un golpe hacia el progreso. Para las mujeres musulmanas, el inicio de un debate abierto.

Por otra parte, los Juegos se desarrollarán durante el mes de Ramadán, una coincidencia de fecha que afecta a un potencial 25% de los deportistas, ya sea en el plano político, sanitario o logístico.

Las protestas de numerosos países musulmanes en la época de la elección de Londres no ha cambiado en nada. Ni el Comité de Organización, ni el COI, en virtud de sus reglas laicas, consideraron por un segundo la posibilidad de desplazar las competiciones en las que deberían participar entre 2.500 y 3.000 deportistas musulmanes, potenciales ayunadores. “Los Juegos son apolíticos, no religiosos”, recuerda el marfileño Lassana Palenfo, encargado por el COI como miembro integrante del mismo, de allanar las dificultades con los comités olímpicos nacionales más inflexibles en materia de respeto a las tradiciones religiosas.

“Si cedemos, los budistas, los judíos, pedirán cambios”, responde, recordando la prohibición dominical que se fijó el triple saltador Jonathan Edwards. “Una cuestión personal”, añade.
Egipto, Marruecos, Túnez, Turquía y más generalmente la Comisión islámica de los derechos del hombre, han fustigado a su turno la falta de respeto que muestran las instituciones olímpicas. Para la ocasión, ninguna ley especial se dictará por ninguna autoridad pertinente.

La regla usual de ayunar desde la salida del sol hasta su caída, se aplicará entonces a las selecciones olímpicas, con la obligación tradicional de recuperar el mes de ayuno más tarde en el caso de que algunos prefieran eludirlo por cuestiones deportivas.

En Londres, donde el período de ayuno durará unas doce horas, el Comité Organizador ha trabajado en la logística para hacer la vida más fácil a los implicados. Cada sitio de competición tendrá alimentos para que los deportistas puedan romper el ayuno apenas caiga la noche y los restaurantes de la villa olímpica funcionarán toda la noche.

Además, la mayoría de los comités olímpicos nacionales ha establecido células de ayuda y consejos. Pero la importancia del desafío deportivo en muchos casos llevará a disuadir a algunos deportistas. Por ejemplo, el judoca francés Sofiane Milous, que respetó el Ramadán durante el último Mundial, en agosto pasado en París, decidió no hacer ayuno durante los Juegos, “pero pienso recuperarlo días después”. “Es un tema entre Dios y yo”, dice la judoca.

Por su lado, el médico Chalabi intenta limitar los riesgos dando consejos necesarios en materia de alimentación, de hidratación y de sueño para los que ayunan y así evitar lesiones que se observan en deportistas que lo practican, debilitados por falta de alimentación.

Pero "sepan que, curiosamente, hay deportistas que mejoran sus resultados durante el Ramadán porque el ayuno es un deseo. Es tal vez una ayuda espiritual y psicológica", explica Chalabi.

(vía losandes.com.ar)

No hay comentarios: