jueves, 13 de febrero de 2014

Gil Tamayo alerta de una "inquisición laica" al amparo de la ONU

Madrid - El portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), José María Gil Tamayo, advierte de la aparición de una "inquisición laica" con unos dogmas "ideológicos" establecidos al amparo de Naciones Unidas como "universales para todo el mundo".

Gil Tamayo alerta de una "inquisición laica" al amparo de la ONU

Madrid - El portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), José María Gil Tamayo, advierte de la aparición de una "inquisición laica" con unos dogmas "ideológicos" establecidos al amparo de Naciones Unidas como "universales para todo el mundo".

En una entrevista concedida a Efe, el secretario general de los obispos se refiere al reciente informe de la ONU que critica el tratamiento que ha hecho la Iglesia sobre los casos de pederastia y su posición en otros temas como el aborto y la homosexualidad.

Pregunta: ¿Qué debe hacer la Iglesia para que los casos de pederastia no se repitan?

Respuesta: En España, esto ha sido y es minoritario; entre casi 19.000 sacerdotes, apenas hay unos cuantos casos, aunque sólo uno ya es normemente trágico y dramático. Un sacerdote tiene un deber de ejemplaridad.

Hay que afrontar las cosas. No debe haber un juicio mediático antes de un juicio y hay que tener una disponibilidad absoluta hacia la justicia, pero sobre todo estar de parte de las víctimas. También hay que ir en la prevención en la formación de los nuevos sacerdotes.

Benedicto XVI ha dado unos pasos importantísimos, valientes, de tolerancia cero, y eso se ha destacado muy poco en el informe de Naciones Unidas, que ha obviado la tarea que desarrolla la Iglesia con cambios en su legislación y la asunción de acuerdos y convenciones internacionales.

Se aprovecha ese informe para entrar en cuestiones claramente ideológicas, en las que la Iglesia ha tenido un punto de vista distinto al de sus autores, como en temas de salud reproductiva, en cuestiones que son innegociables para la doctrina cristiana.

No se puede, de paso que se hace un informe, hacer un proceso a la religión católica.

P.- ¿Los curas sospechosos de abusos deberían ser retirados del sacerdocio?

R.- Lo son, es la práctica de la Iglesia y su legislación, inmediatamente.

P: ¿Y ocurre lo mismo en otros países?

R: Sí, está expresamente establecido por la Santa Sede. Pero estos procesos, además, han tenido un contagio político. La oposición de la Santa Sede a la guerra de Irak hizo que automáticamente empezara en los EEUU toda una campaña dirigida de sectores y medios favorables a esa intervención para enfilar a la Santa Sede como responsable de todo este asunto. No está exento de unos contagios políticos y de unos intereses ideológicos el tratamiento de este tema. Justicia, sí; reparación, sí; prevención, sí, pero ideologización de las cuestiones, no, porque entonces se falta al principio de la libertad religiosa.

P: ¿Está amenazada la libertad religiosa y la de expresión de los contrarios al aborto o al matrimonio homosexual?

R: Lo que no puede aparecer ahora es una inquisición laica con unos dogmas establecidos al amparo de Naciones Unidas como universales para todo el mundo. O aceptas esos dogmas, que son ideológicos, o quedas excluido.

En este sentido, hay que evitar la espiral del silencio. La Iglesia no va a silenciar su voz y será respetuosa con otras voces.

P: Hablando de respeto, ¿necesitan protección los obispos después del incidente en el que un grupo de activistas de Femen abordaron al cardenal Rouco Varela al grito de "aborto sagrado"?

R: La Iglesia no va a poner una guardia suiza, ni vamos a militarizar... Va a vivir con la normalidad que exige su condición de plena ciudadanía, con el respeto exquisito a las conciencias de los demás.

Tenemos el mandato de no responder a quien nos agrede. El perdón forma parte de nosotros. La Iglesia no ha hecho ninguna denuncia porque no es nuestro estilo, pero pedimos a la ciudadanía un respeto a la libertad religiosa y a las autoridades una vigilancia y una protección en el sentido de esa libertad religiosa que hemos de vivir en democracia.

P: Dentro de esa libertad de expresión en el espacio público ¿qué le parecen las declaraciones del cardenal Fernando Sebastián sobre la homosexualidad? La Fiscalía de Málaga ha abierto diligencias.

R: Estoy convencido de que no constituyen ninguna infracción penal porque es una pura apreciación coloquial y no hay una intencionalidad de ofensa, de herir, como él ha manifestado y ha reiterado; no hay intención de menosprecio a unas personas o colectivo.

Eso no es un delito, porque nos estaríamos cargando la libertad de expresión. No hay ninguna intención de concitar a la opinión pública contra ningún colectivo en absoluto.

P: ¿Cree que las manifestaciones a favor del aborto pueden influir en el Gobierno para que incluya el supuesto de malformación?

R: En la vida no puede haber tasación. ¿Quiénes somos nosotros para establecernos en un tribunal de este tipo? Habría que preguntarle también a los discapacitados, a los padres que están con niños en situaciones difíciles, y no establecer nosotros unos estándares de calidad de vida por los que quien no los cumpla no tiene el derecho a vivir.

Si no, convertimos a las personas con minusvalías y deficiencias en gente que son unos sin papeles ya en el vientre de su madre, y convertimos el propio vientre de la madre en una valla que les impide salir a una mayor esperanza de vida.

En cuanto a las presiones, hay más ideología que ciencia, hay más líneas de oposición política que razones.

La cuestión del aborto es un drama, la mujer es también víctima. No es un derecho, no es una conquista social. Es una deshumanización.

P.- Hablando de deshumanización, ¿no somos demasiado indiferentes ante la tragedia de la inmigración clandestina?

R.- La Iglesia va a estar con los inmigrantes porque tenemos un mandato de misericordia.

Tiene que haber una estrategia de la UE que vaya mas allá de la seguridad de sus fronteras.

P.- ¿Para cuándo se espera la renovación en la CEE?

R.- Hay una continuidad en lo esencial, eso no puede cambiar. Sí, se verán caras nuevas dentro de mes y pico, pero lo esencial permanecerá. Jesús Lozano y Belén Escudero

(vis Agencia EFE)

No hay comentarios: