sábado, 5 de abril de 2014

Presidente de Kenia dice que los extremistas no lograrán una guerra religiosa

El presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, afirmó hoy que los grupos extremistas no lograrán "encender" una guerra religiosa en el país porque solo son un "grupo pequeño y violento de delincuentes engañados".



"La guerra de la religión que esperan que estalle no se va a encender en Kenia. Hemos coexistido mucho tiempo en paz para caer en su trampa", afirmó el presidente keniano en la inauguración de un acto en la ciudad industrial de Thika, al noreste de Nairobi.


En los últimos días, Kenia ha sufrido varios incidentes violentos, el último de ellos el pasado martes, cuando el clérigo radical musulmán Abubakar Shariff, simpatizante de la milicia fundamentalista islámica somalí Al Shabab, murió tras ser tiroteado en la ciudad costera de Mombasa (sureste de Kenia).


Solo un día antes, varias explosiones habían causado seis muertos y 21 heridos, nueve de ellos graves, en el barrio somalí de Nairobi.


"La guerra contra la que estamos luchando no es una guerra de religiones. No es un choque de culturas. Luchamos contra un grupo pequeño y violento de delincuentes engañados", afirmó Kenyatta, tras regresar anoche de la cumbre de la Unión Europea y África celebrada en Bruselas.


Según explicó, estos incidentes son fruto de un "movimiento extremista" que pretende "dividir" y "destruir" la nación.


El pasado 23 de marzo seis personas perdieron la vida en un ataque contra una iglesia en el barrio Likoni de Mombasa.


Al Shabab ha cometido en los últimos dos años numerosos ataques en Nairobi, Mombasa y en ciudades cercanas a la frontera de Kenia con Somalia, en represalia por la presencia de tropas kenianas en su país desde octubre de 2011.


(vía abc.es)

No hay comentarios: