domingo, 11 de enero de 2015

Hollande pide unidad nacional y Valls recuerda que la guerra "no es contra una religión"

El primer ministro francés, Manuel Valls, ha señalado este viernes tras el atentado contra el semanario Charlie Hebdo que Francia está en guerra "contra el terrorismo, no contra la religión", y ha asegurado que "probablemente" sean necesarias más medidas "para enfrentar esta amenaza".
"Estamos en una guerra contra el terrorismo. No estamos en una guerra contra una religión", ha dicho Valls en una reunión en el Ministerio de Interior galo el mismo día en el que el Ayuntamiento de París ha declarado "Ciudadano de Honor" al semanario.
En la misma línea se ha manifestado el embajador francés en España, Jéròme Bonnafont, que ha afirmado en Los Desayunos de TVE que hay un riesgo permanente de demagogia y populismo que va a utilizar este tipo de ataque para poner en cuestión el modelo de integración francés, que en su opinión es válido. El diplomático ha añadido que los musulmanes de Francia y el mundo han condenado el atentado.

Hollande pide unidad nacional

El presidente francés, François Hollande, ha llamado a "rechazar la demagogia, las estigmatizaciones y las caricaturizaciones" tras el ataque y ha apelado una vez más a la unidad nacional, rota según el ultraderechista Frente Nacional (FN) de Marine Le Pen por la convocatoria este domingo de una manifestación de la que el partido dice estar excluido.
Hollande ha asegurado, tras reunirse con Le Pen en el Ministerio del Interior, que "todos los ciudadanos pueden ir a las manifestaciones, no hay controles. Y es solo la misma convicción, la misma determinación, la que debe llevar a muchos de nuestros compatriotas a participar el domingo".
El presidente galo ha insistido en que, pese a que han sido las fuerzas políticas y sindicales las que han convocado la marcha, "son los ciudadanos quienes deciden" si toman parte o no.
Tengo confianza en nuestro país. Ha mostrado su gran capacidad para unirse
También ha recordado a la población que viven "en un estado de derecho", con funcionarios públicos que velan por su seguridad y protección. "Tengo confianza en nuestro país. Ha mostrado su gran capacidad para unirse. Eso no impide que puedan suceder horrores. Debemos asegurar que los franceses puedan vivir juntos, en seguridad, para el futuro", ha agregado.

Recuerdo a las víctimas en las mezquitas

En una Francia conmocionada y en el resto del mundo continúan los homenajes a las víctimas del ataque. Este viernes, día sagrado para los musulmanes, se recuerda a las víctimas en los rezos de las mezquitas, en medio de un creciente ambiente de islamofobia que puede ser aprovechado por la extrema derecha.
El máximo responsable de la ONU para los derechos humanos, Zeid Ra'ad Al Hussein, ha pedido "calma". "Ni el islam ni el multiculturalismo en Europa deben ser culpados por este sangriento ataque, como algunos líderes políticos de la derecha ya empiezan a decir", ha afirmado Zeid.

Más medidas antiterroristas

Asimismo la UE dedicará su cumbre informal del próximo 12 de febrero a reforzar la política antiterrorista común tras el atentado contra el semanario satírico, según ha anunciado el presidente permanente del Consejo Europeo, Donald Tusk.
Tusk ha explicado que, tras hablar con el presidente de Francia, François Hollande, el jueves por la noche, tiene la intención de utilizar la cumbre en Bruselas para "discutir más ampliamente la respuesta que la UE puede dar a estas amenazas" terroristas.
Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, visitó el miércoles la embajada francesa en Washington para mostrar sus condolencias. "Viva Francia", escribió en el libro de condolencias.
El presidente de EE.UU., Barack Obama, firma en el libro de condolencias de la embajada de Francia en Washington. Foto: EFE/Ron Sachs
El presidente de EE.UU., Barack Obama, firma en el libro de condolencias de la embajada de Francia en Washington. Foto: EFE/Ron Sachs

Atrincherados en Dammartin-en-Goele

Mientras, la búsqueda de los sospechosos continúa. El ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve, ha confirmado la "operación en marcha" en Dammartin-en-Goele, a unos 35 kilómetros al noreste de París, contra los hermanos Kouachi. Los sospechosos se han atrincherado en una empresa y tienen al menos un rehén.
Este viernes se ha conocido que Said recibió entrenamiento militar en Yemen en 2011, según fuentes de EE.UU. En 2008, Chérif fue condenado por reclutar yihadistas para la guerra de Irak.
En total, Francia ha movilizado a 88.150 miembros de las fuerzas de seguridad en el plan Vigipirate contra el terrorismo, incluyendo más de 1.000 militares.
(vía rtve.es)

No hay comentarios: