miércoles, 21 de enero de 2015

HRW acusa a Egipto de perseguir a los ateos

La organización internacional defensora de los Derechos Humanos, Human Rights Watch (HRW) acusó el día de hoy a Egipto de realizar una ofensiva gubernamental contra los ateos, algunos de ellos detenidos y condenados a penas de cárcel por manifestar su postura respecto a las religiones.

"Los ateos son una de las minorías menos protegidas en Egipto, aunque la Constitución garantiza ostensiblemente la libertad de culto y de expresión", declaró en un comunicado la directora de HRW para Oriente Medio y el Norte de África, Sarah Leah Whitson.

HRW destacó el ya conocido caso del estudiante menor de edad Karim al Banna, que fue condenado a tres años de cárcel por haber escrito en la red social Facebook un texto que la Justicia del país árabe calificó de "insultos al islam". Ahí se asumía como ateo.

Esta sentencia, según HRW, es parte de una ofensiva gubernamental para combatir el ateísmo y otras formas de disidencia, basada en cargos de blasfemia.

El caso de al Banna no es el único. El pasado 14 de diciembre la policía egipcia cerró un café bautizado como "de ateos" en El Cairo.

"La Constitución debe guiar a las autoridades egipcias, que tienen que dejar de perseguir a la gente por ateísmo", añadió Whitson con particular énfasis.

Desde la revolución de 2011, las autoridades egipcias han aumentado las investigaciones sobre acusaciones de blasfemia. La mayoría de ellas han tenido que ver con supuestos insultos al islam.

Las estadísticas señalan que entre los años 2011 y 2013, los tribunales egipcios condenaron a 27 de 42 acusados de cargos de contenido religioso. Los datos son proporcionador por la ONG Iniciativa Egipcia para Derechos Personales.

Debe recordarse que Egipto ha ratificado varios tratados de Derechos Humanos, entre ellos el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y la Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos. Por ello, HRW exigió que el gobierno respete y proteja la libertad de religión y de culto, así como la de expresión y detenga las persecuciones.

HRW enfatizó que las acusaciones de blasfemia se basan sobre todo en el artículo 98 del Código Penal, que ordena una pena de seis meses a cinco años de cárcel para cualquiera que use la religión para propagar "ideas extremistas" para incitar al conflicto, insultar a una religión monoteísta o dañar la unidad nacional.

(vía etcetera.com.mx y con información de EFE)

No hay comentarios: