jueves, 12 de marzo de 2015

La mayoría de institutos públicos no dará Religión en bachillerato

No hay un acuerdo pero sí una voluntad generalizada entre los directores de Secundaria de los centros públicos de Baleares de no dar Religión en Bachillerato. Se ceñirán a lo que estipula la Lomce, ofrecerla obligatoriamente en ESO para que el alumno la escoja voluntariamente, pero en los cursos de Bachillerato -al ser de oferta opcional- se caerá mayoritariamente de los horarios.

El presidente de la Asociación de Directores, Antoni Morante, confirmó ayer las sospechas del colectivo de profesores de Religión, que temían unboicot de los centros públicos a su asignatura. "No hemos tomado una decisión conjunta pero creo que la mayoría decidirá no dar Religión en Bachillerato. No hay duda de que en ESO la tenemos que ofrecer pero en Bachillerato la decisión queda en manos de cada centro y creemos que hay que adaptarse a las necesidades de los alumnos y a las plantillas", dijo.

Las declaraciones de Morante responden también a las recomendaciones de la consellera de Educación, Núria Riera, sobre la "importancia" de ofertar Religión a todos los alumnos que lleva repitiendo durante la últimas semana.

Hace unos días, Riera defendió la libertad de cada centro pero aconsejó de forma sibilina que se ofertara obligatoriamente: "Consideramos que es importante poder ofrecerla y que quien quiera la pueda elegir. Hemos dado todas las posibilidades a los centros para que den las asignaturas específicas pero también para que los alumnos las puedan escoger", dijo. Y ayer volvió a insistir en este sentido en el Parlament.

Pero los directores responden que la obligatoriedad de Religión en esta etapa "no está sobre la norma" y por tanto no lo puede pedir.

"En ESO está muy claro pero en Bachillerato es una asignatura más de las específicas y nosotros haremos lo que dice la normativa, que es que cada centro la elija o no dentro de su autonomía", rebate Morante.

USO presenta al Consell Escolar una enmienda para que sea obligatoriaEl sindicato USOha presentado una enmienda al Consell Escolar sobre los currículos de la Lomce, donde pide que la asignatura de Religión sea de oferta obligatoria también en Bachillerato y no opcional. "Queremos que se cumplan los acuerdos firmados con la Santa Sede porque es un deber del Estado ofrecer la enseñanza de Religión en todas las etapas, de lo contrario se sienta un precedente por el cual cualquiera podría eliminar la asignatura como le venga en gana", denuncia el sindicato. Se queja de la"demonización" de los profesores de Religión y de que la polémica del currículum está poniendo en peligro el trabajo de 150 profesionales. "Los profesores son de Religión no de catequesis, tienen libertad de cátedra y están lo suficientemente formados para desechar unos contenidos u otros", afirmó el portavoz, Ismael Alonso.-, por ejemplo, ya se ha descartadodar esta asignatura y se ha optado porreforzar  lingüísticas, las artísticas y las troncales de opción.

Según el director del Madina Mayurqa la Religión "no era una necesidad en el centro" y tampoco tenía la plantilla necesaria para ofertarla. "Para darla en Bachillerato habríamos necesitado duplicar la plantilla, con un profesor más", apuntó.

Morante recalca que no ha habido acuerdo ni boicot por parte del colectivo de directores a la asignatura sino que "simplemente cada centro hará la oferta que más se ajuste a su plantilla", argumenta. Al igual que Morante, el resto de directores de Secundaria optará por reforzar en ESO las enseñanzas artísticas (música, tecnología y plástica) -que perdían peso con la introducción de la Lomce- y las materias de modalidad en Bachillerato (Economía, Griego, Historia del Mundo Contemporáneo, Literatura Universal, Cultura audiovisual, en primero de Bachillerato, y Biología, Dibujo técnico, Física, Geología, Química, Economía de la empresa, Geografía, Griego, Historia del Arte e Historia de la Filosofía, en 2º de Bachillerato).

Las materias de modalidad se han mantenido en los currículos pero su carga horaria se ha reducido de cuatro a tres horas. Por eso los directores han decidido invertir las tres horas de libre disposición para recuperar una hora de estas materias de modalidad y ponerlas en cuatro horas semanales.

"Prácticamente el 100% de los centros lo hará, si no será imposible cumplir los temarios", insiste Morante, "ya que los currículos son más extensos que antes y necesitamos más horas".

Se queja de que las tres horas de libre disposición que «pregonaba Riera» al final servirán para "tapar agujeros" y no tanto para dar más libertad a los centros. De hecho, Adesma ha pedido a la Conselleria de Educación que no ofrezca las tres horas de libre disposición en Bachillerato y aumente la carga horaria de estas materias directamente.

Adesma convocará una asamblea la próxima semana para poner en común los criterios de oferta de las asignaturas. Aunque no hay recetas válidas para todos los centros, al menos servirá para informar y ayudarse entre los profesionales en un momento de "encaje de bolillos".

Twitter: @mayte_amoros

Sólo el 3,4% de alumnos cursa la asignatura

Sólo el 3,4% de los alumnos de la red pública de Baleares se matriculó en la asignatura de Religión en el curso 2012-13 frente al 78,1% en la concertada. El último informe del Ministerio de Educación revela una diferencia abismal en el número de alumnos de esta asignatura entre la red pública y la concertada o privada. Y sitúa a Baleares a la cabeza en la pérdida de estudiantes de esta asignatura. Baleares es la comunidad que menos alumnos de Religión matriculó en Bachillerato en el curso 2012-2013 y le siguen País Vasco y Murcia. En Secundaria es la segunda región con menos matrículas de esta asignatura, por detrás de Cataluña; y en Primaria está en tercer lugar, después de Cataluña y País Vasco. Poco más de la mitad de los alumnos de Primaria cursan Religión, mientras el 91,1% lo hace en un colegio concertado. En ESO sólo el 12,8% frente al 81,4%. La explicación es muy clara: "Si les das a elegir entre ir a clase o ir al bar, eligen el bar. Pasa con esta asignatura y pasaría con todas", asegura Miguel Monroig, profesor de Religión. El colectivo achaca la sangría de alumnos a la "persecución" que ha sufrido la asignatura en los últimos años. Durante la legislatura del Pacte del socialista Francesc Antich quedó relegada a horas intempestivas (generalmente a última hora de la jornada lectiva) mientras los alumnos que no la cursaban podían irse a casa. Una sentencia del TSJB obligó a que se equiparara con otras asignaturas lectivas y evaluables, aun así los centros públicos han seguido dando una opción más atractiva: una especie de hora de estudio pero que obviamente sigue sin ser evaluable. El profesorado de Religión, por tanto, ha ido menguando. Actualmente no llegan a 150 profesionales.

(Via elmundo.es)